La lucha para evitar la deforestación en Sepúlveda


Tras la repoblación de colonos en el Desierto del Duero, cada comunidad de Castilla organiza la explotación de sus recursos naturales en las zonas comunales. La Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda contaba con una extensión considerable de bosque, entre las que se contaban amplias zonas mancomunadas con Riaza y Fresno de Cantespino (tras su escisión de Sepúlveda) y buena parte de las vertientes y cumbres de la Sierra que aprovechaban los vecinos de la Comunidad de Villa y Tierra. Todo este conjunto de montes comunales, conocidos como Los Comunes, llegaban desde Ayllón por el nordeste y hasta Prádena por el suroeste. La denominación Comunes comienza a emplearse a partir de 1862 por la administración forestal (en el Catálogo de Montes exceptuados de la desamortización), realizado dentro del proceso de la desamortización de Madoz, porque hasta ese momento no había surgido necesidad de recordar la condición comunitaria. 



La historia de Los Comunes es un interesante ejemplo de cómo se aprovecharon los bosques en Castilla desde el Antiguo Régimen hasta la actualidad y ejemplifica cómo fueron deforestadas o conservadas las zonas boscosas de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda. De estos hechos históricos podemos aprender muchas lecciones que quizás serán vitales en un futuro bastante cercano. 



Gonzalo Madrazo García de Lomana realizó su tesis doctoral sobre La evolución del paisaje forestal en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama en la Universidad Autónoma de Madrid y es actualmente profesor de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid. En su investigaciones ha dedicado un esfuerzo considerable a estudiar la evolución del paisaje forestal en Segovia.

La obra ha sido publicada por la Junta de Castilla y León: 

Madrazo García de Lomana, G. (2010): La evolución del paisaje forestal en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama, Junta de Castilla y León, Valladolid, 446 p. 

De la apasionante lectura de la tesis hemos extractado cinco piezas que publicamos en el blog de Vellosillo: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario